Hacia el México del Siglo XXI

Nuestro país se ha caracterizado por tener una historia bastante accidentada debido a los grandes choques culturales a los que nos hemos enfrentado.

La antigua historia de México se remonta a las grandes civilizaciones indígenas que gobernaron nuestro territorio antes de la llegada de los españoles. Éste fue el primer gran cambio al que nos enfrentamos porque renunciamos a parte de nuestras raíces y nos adaptamos a una nueva forma de gobierno.

En el siguiente párrafo, Patzia González nos resume éste periodo histórico:

“La Conquista de México no sólo significó la adición de nuevas tierras a la Corona Española, sino que constituyó también la incorporación de los indígenas al mundo cristiano de Occidente, agregando a la Iglesia Católica un número mayor de fieles que los que había perdido por la Reforma. Los problemas de la enseñanza del castellano y la cristianización de los indígenas, junto con la destrucción de la cultura indígena, estuvieron ligados a la necesidad de justificar la expansión imperial europea, sobre las bases de que todo dominio se derivaba de la condición religiosa de los hombres y de la superioridad de la civilización occidental”.( González, n.f.,  http://www.azteca21.com )

Después de la conquista militar viene una etapa de adaptación que es conocida como La Colonia, en la que se establecieron las bases políticas, económicas y sociales a las que se enfrentaría el pueblo conquistado.

Al principio de la época colonial Hernán Cortés gobernó la Nueva España como Capitán General, pero la corona española quiso limitar su poderío implantando un virreinato. Así que Cortés deja el poder en 1524 y a partir de ahí se crean diversas audiencias para decidir la nueva forma de gobierno y quién estaría a cargo. De éste modo llega al poder el primer virrey de la Nueva España: Antonio de Mendoza.

La época virreinal duró casi dos siglos, de 1535 a 1821 siendo el último virrey Juan O´Donojú. El virreinato cae debido a varios conflictos que incomodaron principalmente a la clase criolla. Además, España tenía problemas internos causados por  la invasión napoleónica de 1808 y  cargó con las consecuencias de varios errores cometidos en torno a la política exterior novohispana, como su participación en la guerra de los Siete Años.

Toda ésta clase de conflictos culminaron en el movimiento de independencia que nace dentro de la clase criolla. Su primer chispazo se ve la noche del 15 de septiembre de 1810, cuando el cura Miguel Hidalgo pide ayuda a los párrocos para liberar a los presos y tomar las armas de la guarnición local. ( Andrade et al.,1999, p. 442). Esto desató una serie de levantamientos armados que fueron tomando fuerza por todo el país a cargo de personajes como: Félix María Cajella, Aldama y Mariano Jiménez.

A pesar de que el movimiento tuvo un gran golpe con la captura de las grandes cabezas mencionadas en el párrafo anterior, sólo se debilitó durante un momento ya que en el sur del país se continuó la batalla a cargo del cura José Ma. Morelos, quién había sido alumno de Hidalgo. Morelos logró grandes triunfos, como la toma de Acapulco; pero a pesar de sus esfuerzos fue capturado y ejecutado en 1813.

La guerra de independencia, logró consumarse el 27 de septiembre de 1821 con la firma de los Tratados de Córdoba. En estos tratados no se reflejaban los ideales iniciales de la guerra, simplemente se plantearon acuerdos que únicamente beneficiaban a determinados grupos que buscaban conservar el poder.

La independencia no significó paz y tranquilidad dentro de la nueva nación, ya que le siguió un proceso de adaptación social, política y económica que tuvo consecuencias como la guerra de Reforma:

La Guerra de Tres Años (1858-1861) o de Reforma fue expresión radical de un largo conflicto iniciado desde finales del siglo XVIII novohispano: la consolidación de un Estado nacional liberal ante instituciones establecidas y poderosas, tales como la Iglesia y su dominio sobre la vida política y cultural del México independiente. ( González,   n. f., http://www.azteca21.com )

El país estaba muy dividido y los problemas económicos y sociales estaban a la orden del día. Aunado a esto, las deudas con el exterior provocaron conflictos con países como Francia, Inglaterra y Estados Unidos, los cuáles intentaron invadir nuestro territoro con él afán de cobrarse dicha deuda. Pero, afortunadamente, fracaso el intento de imponer una monarquía en México.

A pesar de que continuaron los problemas internos, la situación se estabilizó durante el mandato de Porfirio Díaz, quien impulsó el desarrollo tecnológico del país pero descuidó mucho al pueblo mexicano, provocando un nuevo levantamiento armado: la Revolución.

Éste periodo es de vital importancia porque se refuerza la identidad nacional y, es a partir de esta época que se consolida el sistema político que nos rige hasta la fecha, basado  en la Constitución de 1917 en la que se plasman los ideales revolucionarios como: las tierras de los campesinos, la autodeterminación de los estados, la seguridad social y la protección legal de los obreros, los derechos de la mujer, la educación laica, entre otros.

Después de la Revolución, México ha ido consolidándose como nación, pero sigue enfrentándose a diversas crisis como se menciona en el siguiente artículo de internet:

El país ha cambiado sustancialmente con respecto al pasado, la economía ha sufrido crisis profundas y ha entrado en un proceso de transformación sin precedentes. Este proceso, por su parte, está generando nuevas formas de relación entre los actores sociales y políticos. Sin embargo, la estructura política se ha mantenido intacta, provocando serias distorsiones en el comportamiento de cada una de estas esferas, generando con ello una severa asimetría entre los procesos económicos y sociales por una parte, y los políticos por otra.( n. f., http://www.cidac.org )

Actualmente, continuamos viviendo un cambio de gobierno que parecía prometedor; sin embargo, ahora sabemos que el problema al que nos enfrentamos va más allá que simplemente cambiar de partido político.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: