CAIFANES: NOS FUIMOS A MEXICO CANTANDO

Poco a poco los pasillos se fueron llenando. El viaje al memory lane iba a ser inevitable y todos los presentes sonreían solo pensando en escuchar los primeros acordes.

Las luces se apagaron y el primero en estrenar el escenario fue Diego Herrera, quien con una melodía, comenzó a preparar los oídos y la mente para experimentar lo que es un concierto de rock & roll mexicano, en toda la extensión de la palabra.

El set list se convirtió en una ruta 100 de lujo, que no solo te regreso a la secu o a la prepa, también podías sentir a México vertiéndose con cada armonía y rebosando el Comerica Theatre. La rola inaugural fue “Viento”, muy a doc para quien pedía a gritos al tiempo que se detuviera muchos años en ese concierto.

Las sonrisas eran incontenibles, los rostros dejaban ver cómo con cada canción, cada uno se trasportaba a ese momento mágico en el que escucharon por primera vez el sonido de un Caifan.

Saúl Hernández, vocalista de la banda, hizo una pausa para mencionar el movimiento estudiantil mexicano #YoSoy132. Sumándose a su causa, dedicó “Antes de Que Nos Olviden” a los ausentes y a los presentes: “Se la dedicamos a todos los estudiantes que están aquí, que finalmente son el presente y hay que cambiar esta situación. Ustedes tienen todo el derecho, conocimiento, la furia y el valor”.

También hizo referencia a la situación migratoria que viven los mexicanos en Arizona: “Estamos en contra del racismo y la manera que se ha destruido familias y se ha tratado a los seres humanos, en esta caso a los mexicanos, como delincuentes y criminales y no lo son. Exigimos respeto, exigimos y aclaramos que ningún ser humano es ilegal”. Y mientras Saúl hablaba, podías escuchar el retumbar de los gritos desgarrados y uno que otro “que chingue a su madre Arpaio”.

Antes de dedicarnos una canción, hizo alusión a la huelga del sonido; la cual curiosamente no se hizo presente a las afueras de recinto como en otras ocasiones, agregando que estaban cantando para que la raza supiera que no estamos solos y que estos conciertos también tienen la función de ser un foro de denuncia y expresión.

“Ustedes son la gente que trabaja, que se parte su madre y merecen respeto. Esta canción va para todos ustedes, para que nadie, absolutamente nadie te haga daño”. Saúl Hernández

Llego el momento de presentar a la banda, y Saúl comenzó por Alejandro Marcovich, quien fue recibido intensamente por los aplausos que parecían sacar fuerza de la energía del vecino, para seguir sonando como si acabara de comenzar el concierto. Y en ese momento su lira eléctrica comenzó a tocar armonías tatuadas en los oídos de todo mexicano: México Lindo y Querido. Cientos de voces comenzaron a cantar como por inercia y en ese momento el concierto se lleno de lágrimas, añoranzas y agradecimiento por ese alimento del alma que te recuerda tu identidad y tus raíces.

“México lindo y querido, si muero lejos de ti, que digan que estoy dormido y que me traigan aquí…”.

Después llego el momento de hacerle honor al motor de la banda: la bataca de Adolfo André; quien sin duda alguna se dejó la piel en cada canción, porque desde la distancia se podían ver volar pedazos de baquetas en el aire.

Diego Herrera también obtuvo un gran recibimiento cuando se postró en frente del escenario. Le agradecimos cada acorde y, no podemos dejar de mencionar el corazón que nos compartió por medio de su saxofón.

La banda no está completa sin el poder de un buen bajo. Sabo Romo, le hizo honor a su leyenda guiando perfectamente cada melodía y tomando el micrófono presentó a la voz de Caifanes: Saúl Hernández.

Una velada intensa en la que la buena vibra marco a todos los presentes. Volaron sujetadores, y uno termino en la cabeza de Sabo. Se armo una pelea, aunque algo violenta, no tuvo mayor impacto en el buen sabor de boca que teníamos todos los presentes.

Al terminar el concierto, los Caifanes no huyeron al encender de las luces, se tomaron su tiempo en el escenario y saludaron a los afortunados que se sentaron en primera fila. Además de talento… humildad.

Sin duda alguna, ese concierto va ir a la cajita de recuerdos de muchos de los que tuvimos la oportunidad de presenciar el poder y la magia que hicieron que Caifanes que convirtiera en la leyenda más importante del rock con sabor a México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: